fbpx

No hay nada mejor que tomarse un limoncello bien fresquito después de disfrutar de una comida mediterránea. Y es que no solo se caracteriza por la variedad de productos y recetas que se pueden realizar, sino que se trata de una dieta muy amplia, que incluye increíbles beneficios para la salud.

Alimentos que la integran:

Como comentábamos, la dieta mediterránea está compuesta de un gran número de materias primas, con infinitas combinaciones para crear recetas maravillosas. Para ello son importantes las frutas y verduras, el pescado, la carne blanca, las legumbres, los frutos secos, el arroz y la pasta, y, como producto estrella, el aceite de oliva.

A través de estos productos se consiguen infinidad de recetas exquisitas, las más famosas son las típicas de la Costa Mediterránea, elaboradas de manera artesanal, con productos de temporada, como puede ser la paella valenciana, la pasta caprese italiana o los dolmades griegos.

Beneficios que aportan:

Siempre hemos escuchado que la dieta mediterránea es buena para la salud, pero ¿de qué manera exactamente?

Tiene numerosos beneficios para nuestro organismo, por lo que hemos decidido dividirlos en varios grupos:

1.         Beneficios cardiovasculares

  • Disminución del colesterol total y del LDL (malo), así como incremento del colesterol HDL (bueno).
  • Reducción del riesgo de sufrir una trombosis, ya que protege las arterias, dilatándolas.
  • Descenso de los niveles de presión arterial, debido a la alta cantidad de potasio y fibra y a la baja cantidad de sodio.
  • Incremento de los niveles de las vitaminas E, C, polifenoles y beta-caroteno en sangre.
  • Prevención de la hipertensión y de ciertas enfermedades cardiovasculares.
  • Reducción de la diabetes, debido a que se trata de una dieta baja en grasa.

2.         Beneficios cerebrales

  • Mejora de la función cognitiva, debido a los alimentos ricos en ácidos grasos poliinsaturados omega 3 (frutos secos, pescado azul), en vitaminas, como la vitamina C aportada por las frutas; y en minerales y antioxidantes.
  • Incremento del consumo de antioxidantes, lo que conlleva un aumento de la capacidad antioxidante del organismo.

3.         Otros beneficios

  • Reducción del riesgo de padecer sobrepeso.
  • Además de la disminución del riesgo de sufrir fracturas óseas.
  • Beneficiosa para la desintoxicación de las sustancias del hígado.
  • Reducción de la probabilidad de padecer algunas enfermedades.

Una vez más, queda demostrado que no es necesario dejar de disfrutar para cuidar de tu salud. La dieta mediterránea ofrece un gran número de opciones a la hora de cocinar, así que no esperes más, ponte “manos a la cocina” y ¡a disfrutar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *